Puntuación

Cuando decido reseñar un juego es porque lo he jugado suficientes veces y porque me siento con la seguridad de expresar con claridad mis ideas. Lo más importante para mí es que el lector se haga una idea de cómo funciona un juego y si es apto para su colección o grupo de juego. Disfruto cada juego al máximo y al momento de dar una valoración final trato de ser objetivo.

Los puntos más importantes para una valoración final son los siguientes:

  • Rejugabilidad: Me gusta tener juegos en mi colección que me motiven a sacarlos a la mesa frecuentemente, que ofrezcan variedad de sensaciones, que sean divertidos y que siempre quiera jugarlos.
  • Componentes: Los materiales y su calidad no definen a un juego en su totalidad, pero en ocasiones me gusta valorar lo que obtengo a cambio del precio pagado. Si un título ofrece una buena calidad de componentes y tiene un buen trabajo gráfico puede mejorar la experiencia de juego.
  • Dos jugadores: Al igual que mucho de ustedes, la mayoría de partidas suceden en casa y con mi esposa, por tal motivo que un juego funcione bien a dos jugadores es importante para mí. Por supuesto hay excepciones, existen juegos que por defecto no entran en esta categoría.

Mi sistema de puntuación es bastante sencillo, va de una a cinco estrellas con la siguiente descripción:


Esencial: Un juego fantástico y divertido que siempre quiero jugar y mantener en mi colección, incluso llevármelo a la tumba.


Destacado: Un juego interesante que me gusta jugar frecuentemente y encaja fácilmente en mi colección.


Bueno: Un juego que me gusta jugar ocasionalmente pero preferiría jugar a otros juegos antes que a éste.


Mediocre: Un juego que no quiero volver a jugar y que si forma parte de mi colección lo vendería o cambiaría por otro.


Pobre: Un juego que no es realmente un juego y que quemaría en el invierno para aportar un poco de calor en casa.

Si tienes alguna pregunta o sugerencia con respecto a las puntuaciones, puedes contactarme a través de la página de Contacto.